El olvido

 

El olvido

A veces creo ver entre la bruma la presencia sublime de las cosas; aquellas que, por su naturaleza, se empeñan en seguir mis pasos sin reparar en que el olvido, se posó junto a mis recuerdos y, sin compasión, selecciona aquello que arbitrariamente desea, sin darme un pequeño margen para almacenarlo. No deseo luchar contra el olvido: no puedo luchar contra él. Nunca lo llamé; pero ahí se instaló. Se  encuentra  agazapado en un pequeño rincón de mi memoria y ni tan siquiera esos recuerdos que, la mayoría de las veces, llenan de gozo mi existencia, puede acallar sus silencios. Debo aprender a convivir con él y, de vez en cuando, solo de vez en cuando, recordarle que también puedo olvidarme de él.

IMG_4113 - copia - copia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s