Mi amor

Mi amor…
Lo siento mucho mi amor. Lo siento tanto. Las horas y días pasan con lentitud extrema, mientras el tiempo lacera mi cuerpo que permanece insensible a tus caricias. Te oigo mi amor. Tus palabras de consuelo, con el paso de los días, ahogan mi penosa existencia y nos hunde más y más en la miseria en que nuestra vida se convirtió. No llores mi amor. No puedo soportar las lágrimas que, calladamente, en soledad, derramas día a día y empañan de tristeza tu mirada mientras soportas la cárcel en que se convirtió nuestra morada. Lo sé mi amor. Dices que me quieres y que siempre estarás a mi lado; pero…observo cada instante de tu vida que, aferrada a la mía, transcurre sin vivir en ti, en mí y…no existe tal vida: es solo una ficción. No mi amor: no es justo. Lo justo es que pague por mis errores y que sientas de nuevo, como nunca lo sentiste, lo sé, la plenitud de tu existencia. No me compadezcas mi amor. Te quiero tanto, que por ti voy a ser capaz de ocultar eternamente mi cuerpo entre las nubes para, cuando tú quieras, cubrir tu piel de algodón y rememorar aquellos momentos que tan felizmente compartimos. Te dejo mi amor. Sé que no lo deseas; pero allá donde voy, según dicen, no existen cojos, mancos, tetrapléjicos… Así debe ser mi amor. Se feliz con tu vida. Yo seré feliz con mi muerte, mientras el viento azota mi rostro con fuerza y el calor de la máquina empapa mi cuerpo de adrenalina con la certeza de saber que, ésta, será por siempre mi vida.
Adiós mi amor.

Un comentario sobre “Mi amor

  1. Reblogueó esto en Carlotay comentado:
    Situación de emociones confundidas donde el amor es lo mas importante entre dos seres. Esposos, padres e hijos, hermanos…
    Se confunden porque el amor siempre triunfa y el mas fuerte cuida al mas débil hasta el final de sus vidas. El corazón es el que manda.
    Y si uno de ellos por amor es capaz de morir, pienso que no es justo para ninguno, porque ninguno jamás ganará y en el desespero de la conciencia caerá.

    También este canto al amor me inspira al desamor. Esposos, padres e hijos, hermanos…
    Un amor cuidado durante décadas que de repente en trizas se convierte y aún así, no puedes dejar de querer al ser que siempre has querido. Acostumbrado a su compañía y con miedo de temer por una separación tan destructiva que solo la muerte desearías tener en algunos casos.

    De todos modos ha sido maravilloso leerlo porque pienso, que tarde o temprano nos pasa una vivencia de esta magnitud que nos deja sin saber que hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s