SAL DE MÍ…

IMG_0795

    Acaricio con delicadeza la sensación que cubre mi cuerpo con el acuciante deseo de encontrarte. Lentamente y con extrema dulzura, paseo mis manos por mi piel con la convicción de que te encuentras entre sus pliegues; pero, no estás ahí. Me abandono entre la humedad del líquido vital que me da la vida y me dejo arrastrar por la corriente entre los recovecos que conforman mi cuerpo mientras te llamo pero, no respondes. Deseo hablarte sin fingir que te entendí. Deseo llorar de rodillas frente a ti  y pedirte perdón por todo aquello que perdí cuando dejé de lado mi inocencia, ante la impaciencia por crecer y, así, poder mirar al mundo cara a cara e imponer mis razones de conquista; pero, no me quedan lágrimas. Dónde estás? Deja de torturarme con tu sinrazón y te prometo vivir conforme a mis creencias y no pensar en aquello que un día vislumbré y que hoy, definitivamente, he perdido. 

      Estás ahí y no puedo verte. Te siento como nunca te sentí, pero me veo indefenso ante la fortaleza que emana tu invisibilidad. Por todos aquellos que aún esperan algo de mí. Por todo el respeto que siempre les ofrecí,  dame la libertad. Sal de mí… tristeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s