Tu luz

IMG_1593

     Paseo mi mirada ávida de encuentros con tu luz y nunca me decepcionas. Unas veces, los rayos luminosos inciden tímidamente entre los cañaverales y me detengo, plácidamente ,intentando acariciar con  mi retina, cada segundo del avance temporal en que se convierte el evento. Otras, una leve brisa avanza desde levante río arriba y, mi piel, adquiere ese despliegue arbolado en que se convierte mi cuerpo cuando, inesperadamente, recibe una caricia y deseo que permanezca eternamente pegada a mí. Hoy, no tengo prisa; nunca tengo prisa cuando me paseo por tus estancias, a la espera de que, tu luz, una vez más, desvele ante mis ojos un ápice de tu grandeza.  Súbitamente, me siento incapaz de describir con palabras aquello que me ofreces: sentado entre los pliegues de tu piel, dibujo, con mis manos, sobre el viento  la imagen perecedera que mis ojos desvelan y  deseo inmortalizarla. Con calma, me arrullo entre tus brazos. Cierro los ojos y, mi espíritu, se eleva en el firmamento porque deseo encontrar el calor de tu aliento instalado en mis entrañas. Así, un remanso de paz invade mi cuerpo  y, mi mente, se inunda de color con el febril deseo de hacerte mía por siempre.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s