Allí lo veras si tu deseo es encontrarlo.

IMG_4329

Y llegó el día en que

se supo la verdad.

Su pecado,

escondido allí:

en un rincón de su alma.

El que quiso ser,

lamió las vergüenzas del poderoso

e hincó la rodilla

a sus pies.

Tratando con disimulo la lucha,

esperó el momento en que, aquél,

el que siempre le protegió,

agradecería su osadía

y le haría partícipe

de su buenaventura.

Pero, contempló, con estupor,

como la sangre

que corría por sus venas,

era negra;

 y en su corazón,

cobijo de su impostura,

reinaba la oscuridad

por las fechorías acumuladas.

Con satisfacción,

ocupó su lugar en el mundo

entre los despojos de los miserables.

Cuentan que,

allí quedó atrapado y, en su faz,

se vislumbra  el máximo deseo

de sus vivencias:

es el lugar,

que siempre deseó para sí.

Un comentario sobre “Allí lo veras si tu deseo es encontrarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s