A través del viento

IMG_0819

El viento susurra,

mil voces,

pronto al destierro

de la feroz sequia

en que la luz,

atrae las ánimas

sedientas,

enquistadas,

en su ramaje de estío

junto al fuego,

por el dolor

en la desdicha,

humillada la floresta,

por la carencia de humildad,

ante la desgracia

ya consumida.

Sobrevivír?

Imagen (142)

La voz se convierte en luz cuando,

 un ser,

inocente,

clama su deseo por vivir y el sonido,

late entre los recovecos del vacío existencial.

Este,

se aferra al espacio que le circunda,

y anclado en la luz ,

la distancia,

a veces insalvable,

aísla el sufrimiento del dolor y reverbera entre la tierra,

en forma de simiente esperanzadora,

que busca alimentar el ego,

viciado,

de una conducta.

Es en ese momento cuando,

él,

se aferra a la vida y,

el anhelo,

frente a un lamento,

acecha agazapado entre los pliegues de la mente.

Ante esa tesitura,

cuando la desesperación hace presencia en la vida del incauto,

la injusticia se ceba en él.

Es indigno.

Es cruel.

Es inhumano.

Allí lo veras si tu deseo es encontrarlo.

IMG_4329

Y llegó el día en que

se supo la verdad.

Su pecado,

escondido allí:

en un rincón de su alma.

El que quiso ser,

lamió las vergüenzas del poderoso

e hincó la rodilla

a sus pies.

Tratando con disimulo la lucha,

esperó el momento en que, aquél,

el que siempre le protegió,

agradecería su osadía

y le haría partícipe

de su buenaventura.

Pero, contempló, con estupor,

como la sangre

que corría por sus venas,

era negra;

 y en su corazón,

cobijo de su impostura,

reinaba la oscuridad

por las fechorías acumuladas.

Con satisfacción,

ocupó su lugar en el mundo

entre los despojos de los miserables.

Cuentan que,

allí quedó atrapado y, en su faz,

se vislumbra  el máximo deseo

de sus vivencias:

es el lugar,

que siempre deseó para sí.

Tu luz

IMG_1593

     Paseo mi mirada ávida de encuentros con tu luz y nunca me decepcionas. Unas veces, los rayos luminosos inciden tímidamente entre los cañaverales y me detengo, plácidamente ,intentando acariciar con  mi retina, cada segundo del avance temporal en que se convierte el evento. Otras, una leve brisa avanza desde levante río arriba y, mi piel, adquiere ese despliegue arbolado en que se convierte mi cuerpo cuando, inesperadamente, recibe una caricia y deseo que permanezca eternamente pegada a mí. Hoy, no tengo prisa; nunca tengo prisa cuando me paseo por tus estancias, a la espera de que, tu luz, una vez más, desvele ante mis ojos un ápice de tu grandeza.  Súbitamente, me siento incapaz de describir con palabras aquello que me ofreces: sentado entre los pliegues de tu piel, dibujo, con mis manos, sobre el viento  la imagen perecedera que mis ojos desvelan y  deseo inmortalizarla. Con calma, me arrullo entre tus brazos. Cierro los ojos y, mi espíritu, se eleva en el firmamento porque deseo encontrar el calor de tu aliento instalado en mis entrañas. Así, un remanso de paz invade mi cuerpo  y, mi mente, se inunda de color con el febril deseo de hacerte mía por siempre.

 

LA SIMIENTE DEL MAL

IMG_4113 - copia - copia

 Cayó junto al fuego

y creyó que el calor del sol

la arropaba.

Bebió lluvia ácida

y sació su sed acuciante.

Creció entre espinas

siempre por ellas protegida.

Divisó un cometa

y pidió satisfacer un deseo.

Circuló por el mundo

e inundó la tierra de sal.

Pasó junto a mí,

e hirió mi frágil pensamiento.

 

…y, un beso

IMG_1263

Un paisaje en que encontrar

aquello que un día perdimos.

Un lugar en que guardar

los recuerdos que todo lo son.

Una casa en que vivir

los momentos más sinceros.

Una mesa en que sentar

un cariño y compartir.

Una cama en que dormir

 intensamente un sueño.

Dos vidas para vivir

el color de la luz y, un beso.

Imagen (137)

Accedo al interior de tu mirada,

y veo el sol ardiente que, sin piedad,

golpea mis sentidos, y me conmina a pensar que,

 tú, deseas mi dolor y, así, laceras

mi luz absorbiendo mi vida.

 Solo me queda esperar

el momento oportuno en que, tú,

decidas transigir en tu empeño para,

a continuación, permanecer en ti, dar vida

 con mis palabras a tu silencio y apagar tu fuego,

 con mis lágrimas.

El grito

IMG_4045 - copia

Destellos de luz ausentes,

por la distancia,

en que los sentidos,

alterados por el grito inminente,

reclaman dignidad entre los vivos,

al saber de la angustia, vil, y lo consiente.

Pasa el tiempo y, no existe tal voz.

La máscara que hiere altera

el hecho impenitente.

Herida la nostalgia, por el recuerdo,

y el dolor por el que una voz se alzó.

 Perdida, llorosa, dócil cual simiente,

regada por la mano sangrante

en mis delirios, en mi dolor,

perdida entre la gente.

Vida en vida…  

IMG_4611

 

Vida vacía de suspiros compartidos,

y dolor, en la distancia.

 Distancia feroz de acechos constantes,

 anclados, en tus ruegos.

 Ruegos anhelantes de luz por la causa,

 perdida, en tus entrañas.

 Entrañas contritas de dolor,

 acuciante, por la ausencia.

 Ausencia de ti, de él, por ellos,

 más allá, en vida.